Jaque mate a la celulitis

  

  Líbrate de complejos y piel de naranja antes del verano, por eso comparto contigo el siguiente artículo en la revista ELLE de España. La autora clasifica la celulitis en 3 tipos. Tienes celulitis?, de que tipo?, Disfruta el artículo. 

 La celulitis es sin duda el enemigo silencioso de la estética femenina y parece surgir de la nada en primavera. No hay que engañarse, en realidad está siempre ahí, arruinando nuestros muslos, caderas y glúteos los 365 días del año. Así que no hay cabida bajar la guardia en ningún momento, hay que combatirla todos los días sin excepción. 

 Si todavía no has empezado a hacerlo, y ves con pánico la llegada del buen tiempo, aún puedes estar tranquila, ya que con los nuevos anticelulíticos todavía estás a tiempo de empezar la lucha contra la piel de naranja. Empléate a fondo y, sobre todo, sé constante en la aplicación del tratamiento. Y si además de cuidados estéticos vas a añadir deporte a tu nueva rutina de vida sana, date la crema antes de empezar a hacer ejercicio ya que potenciará sus efectos. 

 Primero debes saber qué tipo de celulitis tienes , ya que no es siempre igual. Su aspecto, su localización o sus efectos, varían mucho de una mujer a otra dependiendo de la edad, el peso, la genética o el estilo de vida que lleve. Por eso es fundamental identificar el tipo y comenzar a ‘atacarla’ de manera efectiva. 

 Tres tipos de celulitis  

 Los expertos diferencian, principalmente, tres tipos: 

 1.- Adiposa o blanda: cuando es flexible y localizada. Al tacto parece esponjosa, no duele y se mueve cuando la tocas o cambias de postura. El tejido superficial está flácido, con poca consistencia. Se localiza en la parte interna de los muslos, las caderas y los glúteos. La padecen mujeres de más de 40 años o las que han adelgazado mucho y de golpe. 

 2.-Fibrosa o dura: de tacto granuloso y duro, se localiza sobre todo en la zona de las pistoleras (peritrocantérea) . Suele ir acompañada de estrías y, al tocarla, se percibe la temperatura más fría que en el resto del cuerpo. Externamente, la piel presenta ondulaciones que no cambian con el movimiento corporal. Duele al apretar la zona y al menor golpe sale un cardenal. Se da también en adolescentes, mujeres delgadas e incluso con buena forma física. 

 3.-Edematosa o infiltrada: su consistencia es pastosa. Se localiza a lo largo de las piernas y provoca hinchazón en los tobillos. Suele ir asociada a problemas circulatorios. 

 ¿Cómo tratar cada uno de los tipos?  

 Celulitis blanda
La prevención es más complicada: habrá que alternar las cremas anticelulíticas con productos reafirmantes.
Los aparatos de masaje en casa también son una buena ayuda siempre que se utilicen con la mayor constancia posible. 

 Celulitis dura
Es interesante utilizar un guante de crin en la ducha con movimientos circulares y siempre de abajo hacia arriba. Tras la ducha es deseable aplicar cremas anticelulíticas extendidas con un masaje desde los tobillos y hasta los muslos.
También es conveniente poner las piernas en alto siempre que sea posible, beber mucha agua –una vez más- e hidratar la piel con productos ricos en vitaminas A y E. 

Celulitis edematosa
Se deben utilizar geles anticelulíticos, al menos durante tres meses seguidos al año.
En los periodos de ovulación, también sería conveniente realizar un masaje con una crema o aceite para favorecer la circulación y evitar las acumulaciones de líquidos. En este tipo de celulitis es más conveniente que nunca eliminar de la dieta las grasas y las bebidas carbonatadas.

Paula LLanos para Elle España.

Share