Sigue con tu dieta comiendo fuera de casa

El actual ritmo de vida nos obliga en muchas ocasiones a pasar muchas horas fuera de casa, ya sea en la oficina o en cualquiera de los empleos a jornada completa, a menudo nos vemos obligados a comer fuera de casa, descuidando la dieta y nuestra salud a largo plazo.

Para que comer fuera de casa no nos suponga un problema para la salud ni para la línea, la mejor opción es llevar nuestra comida preparada desde casa. Si te has decidido a llevar tu propia comida al trabajo pero no sabes qué preparar, te ofrecemos algunas ideas que te ayudarán a cuidar tu línea y tu alimentación día a día comiendo fuera de casa:

 

  • Ensaladas: el clásico de la cocina de Tupperware para el trabajo, no falla nunca, tienes mil posibilidades para prepararla como acompañamiento o como plato único, añadiendo, pollo, atún, fruta, queso o frutos secos para variar cada día. Es aconsejable no aliñarla en casa sino a la hora de consumirla, puedes tener en la oficina una pequeña botella con aceite o usar confecciones monodosis.

Aliñar las ensaladas al momento de comer

 

  • Pastas y arroces: a pesar de ser uno de los platos estrella a la hora de comer fuera de casa hay que comerlo con moderación o usar pastas y arroces integrales, ya que aportan una gran cantidad de hidratos de carbono que se convierten en grasa si no se utilizan instantáneamente.

 

  • Fruta: no deben faltar en tu menú diario varias piezas de fruta, tanto para tomar como postre como para hacerlo entre horas, a media mañana y como merienda.

Nunca deben faltar en tu menú diario

 

  • Bocadillos: si no has tenido tiempo para cocinar el día antes un bocadillo o un sandwich pueden salvarte del apuro. Destierra la idea de que el pan engorda y apuesta sin miedo por un bocadillo light con pan integral, puedes usar como relleno jamón, pollo, atún, tomate, queso fresco o huevo duro.

 

Lo importante para cuidar la dieta a la hora de comer en el trabajo es hacerlo como si estuvieras en casa, con ingredientes naturales y ligeros. Evita las bebidas gaseosas o azucaradas y llévate tu propia botella de agua a todas partes. Es más sana y mucho más barata. Sin embargo, para alcanzar una buena forma física no basta con una dieta sana y equilibrada: recordemos siempre que el ejercicio es el mejor aliado de una alimentación adecuada para mantenerse en forma.

Evitemos comer dulces

Además, es importante:

–        Limitar el consumo de snacks, dulces, y bollería, sobre todo si se trata de productos industriales, ya que suelen estar elaborados con grasas saturadas o, en muchos casos, hidrogenadas. Si tenemos necesidad de picar algo entre horas, lo ideal es llevar con nosotros alguna pieza de fruta, un jugo o un yogurt que podamos consumir en el momento crítico.

–        Dejar el auto aparcado en casa y apostar por la bicicleta, o si no es posible, y el trabajo no está demasiado lejos de casa, intentar ir a pie hasta la oficina.

–        Desconectar totalmente del trabajo a la hora de comer y aprovechar para hacer una pausa. Nos ayudará a digerir mejor el almuerzo y a volver a nuestras tareas con más ganas y más fuerzas.

Con sólo seguir estas sencillas pautas, comer fuera de casa y cuidar la línea será tan fácil y sano como tú quieras que sea.

Artículo en colaboración con www.vende.pe

 

Share