Rostro de diosa, cuello de bruja?

 

Qué denuncia más la edad de una mujer? El rostro? No. Es el cuello!!! Y es que si no cuidamos esa área corremos el riesgo de dejar que las arrugas se apoderen de él.

Sí es posible atenuar la flacidez, arrugas, manchas y el temido cuello doble, esa antiestética papada que cuelga en el inicio de nuestro cuello. Lamentablemente, muchas solo nos acordamos de cuidar la piel de esa zona cuando los daños aparecen. Por eso es vital que los tratamientos para el rostro se extiendan también a esa parte tan importante del rostro.

Descubre, paso a paso, cuáles son los pasos diariamente para no tener que avergonzarse de mostrar el cuello más tarde. Piensa en el futuro y comienza hoy!

1. Limpiar

Con el mismo jabón, loción o gel con el que lavas tu rostro lava delicadamente la piel del cuello. Este merece lavarse a conciencia pero sin exagerar.

Atención: Si tienes tendencia a las espinillas en esa zona, acude a un dermatológo para que te ayude a retirarlas.

2. Exfoliar

Escoge un exfoliante facial, de preferencia no muy granulado, y aplícalo suavemente sobre la piel húmeda. Hazlo con movimientos circulares y suaves. Como esta es una región delicada, la exfoliación sirve para retirar las células muertas de las superficiales.

Atención: Este tratamiento debe ser realizado solo una vez por semana, para no irritar la piel.

Tomado de : bellezaperu.com

Share